Canal RSS

Archivo de la etiqueta: terapia psicológica

La pérdida de un ser querido: Fases del duelo y su superación

Artista: Violett

Artista: Violett

Cuando perdemos a una persona importante en nuestra vida por una muerte, la mente humana comienza un proceso denominado duelo hasta llegar a la aceptación de esa pérdida.

La pérdida definitiva de una persona que forma parte de nuestro vida genera un gran vacío interior y mucha incertidumbre relacionada con la pregunta “¿Cómo va a ser mi vida a partir de ahora?”.

El ser humano es consciente de que la muerte forma parte del ciclo de la vida, pero existe un bloqueo emocional que no nos permite visualizar y planificar la muerte de un ser querido. Por eso, cuando esto ocurre (y aún más cuando es de manera inesperada) nuestra mente tiene que adaptarse a las nuevas circunstancias paliando con los sentimientos de pérdida y vacío.

Las fases del duelo se han descrito en 5 por la Psicología, dándose de una manera muy similar en todos los seres humanos de manera universal. Estas fases son cronológicas sucediéndose una a otra:

1) Negación: Esta es la primera fase, en la que no nos podemos creer lo que ha ocurrido. El cuerpo genera un bloqueo emocional como mecanismo de defensa para evitar tanto sufrimiento. Se tiene la sensación de estar en una pesadilla de la que se va a despertar. Hay personas que durante semanas después de la muerte de su ser querido no han derramado una lágrima y siguen haciendo su vida exactamente igual. Están en esta fase, negándose interiormente la realidad. 

2) Ira: Una vez nuestra mente es consciente de la muerte y la pérdida, sentimos una inmensa emoción de ira, enfado, rabia, cólera. Esta ira es la respuesta natural que tenemos para expresar nuestra disconformidad con lo ocurrido, nuestra manera de protesta y de luchar por lo que consideramos injusto. Esta ira puede ir enfocada hacia Dios si la persona es creyente: “¿Por qué me has hecho esto a mí? ¿Por qué me lo has quitado?”, hacia la vida: “¿De qué sirve vivir si acabaremos todos muertos? Después de todo lo que ha luchado en la vida ¿Por qué tuvo que morir?” o hacia uno mismo en forma de culpa con pensamientos acerca de haber podido hacer algo más para salvarlo “¿Por qué no me dí cuenta antes de los síntomas que tenía? ¿Por qué no pasé más tiempo a su lado? Seguro que podría haber evitado esto”.

3) Negociación: Una vez superada la ira, necesitamos creer que el mundo y la vida es algo que tenemos bajo control, que podemos cambiar el curso de las cosas. Nos acercamos al pensamiento mágico primitivo de nuestra mente. En esta fase, la persona puede negociar o hacer un trato con Dios, con la vida o consigo mismo. Es una manera de tratar de evitar lo inaceptable: es un canje de recuperación de la persona perdida o de su alma a cambio de una buena conducta. La mayoría de las veces estos pactos son secretos y no confesados a nadie. Pero dan alivio temporal a la persona, haciéndole sentir que puede hacer algo por la persona fallecida.

Artista: Violett

Artista: Violett

4) Tristeza: Esta es la fase más larga y en la que la emoción de vacío y pena nos invade. Aquí somos plenamente conscientes de que la persona ha muerto y que nunca más volverá a estar a nuestro lado. Sentimos su vacío en el día a día, en los pequeños detalles, en las conversaciones, en las actividades en común y en un sin fin de situaciones. El mundo pierde interés para nosotros, porque sin esa persona no nos parece un buen lugar. Puede haber personas que se encierren en su casa, que pierdan todo el interés por el mundo. Otras personas, seguirán con sus obligaciones pero dejarán de disfrutar temporalmente de las cosas. Además, existe un pensamiento irracional que provoca culpa cuando se disfruta de algo. Se puede llegar a pensar “Yo aquí riéndome y mi padre muerto… soy mala persona”. Esta es la fase en la que más personas se atascan y no consiguen pasar por sí mismas a la siguiente.

5) Aceptación: Una vez superada la paralizante pena, entendemos que la vida es así y somos capaces de tener una vida después de la muerte de un ser querido. Recordamos los momentos pasados juntos con nostalgia, pero con alegría por haber sido un regalo en nuestro camino. Somos capaces de rememorar las enseñanzas personales que esa persona nos ha dado y nos sentimos felices de haber formado parte de su vida a pesar del dolor de la pérdida. En esta fase, encontramos una pequeña paz interior puesto que nos hemos desarrollado interiormente aceptando que la vida y la muerte es algo que está fuera de nuestro control y que, precisamente por eso, la vida es hermosa.

¿ Cómo superar de la mejor manera posible un duelo?

1) Hay que permitirse pasar por todas y cada una de las fases: El miedo a pasarlo mal nos puede atascar en las fases de negación e ira, ampliando el bloqueo emocional a otras áreas de nuestra vida. Al igual que quedarse en la fase de tristeza puede ser muy perjudicial desarrollando una depresión.

2) Contar con los que nos rodean, ellos siguen ahí: Expresar las emociones libremente y sentirse arropado es fundamental para superar este proceso. No hay que pensar que los demás se van a aburrir o que ya tienen bastante con sus problemas. La familia y los amigos estarán encantados de ayudarnos o, al menos, de darnos apoyo y cariño.

3) No sentirse culpable: Eliminar la culpa por disfrutar de la vida después de su muerte. Seguramente esa persona que ya no está ha deseado siempre nuestra felicidad y nunca quiso hacernos sufrir. La muerte forma parte del juego de la vida. Vivir, reír, disfrutar también lo es.

4) Intentar rememorar los aprendizajes positivos que esa personas nos ha dejado: Recordar lo bueno de esa persona, la huella que nos ha dejado nos da alivio puesto que sentimos que algo de esa persona queda aún en el mundo. No todo se ha ido y no todo se irá por mucho que pasen los años, mientras tú lo recuerdes.

5) La mejor manera de homenajear a esa persona que se ha ido es exprimiendo cada segundo de la vida, ser conscientes de que estamos aquí por un tiempo determinado y que la vida, solo pasa una vez. Ten esto siempre presente, proponte metas para alcanzar tus sueños y lucha por ellos. Deja tú también huella en los demás.

Espero que os haya servido de ayuda esta entrada, he intentado explicar el proceso de duelo de una manera amena para que todos los que paséis por este difícil momento podáis entender qué es lo que os está pasando y cómo salir de una manera positiva de ello. Cualquier duda que tengáis, estaré encantada de contestarla. Y si creéis  que puede ser interesante para una persona que conocéis o para vuestras amistades, no dudéis en compartirla.

Os deseo una feliz semana 🙂

http://www.ispeval.com

http://www.facebook.com/ispeval

Anuncios

Adicciones: Etapas del cambio hacia la recuperación

adicción, adicciones, drogas, adictos, psicologo valencia, psicologo online, terapia valencia, ispeval, noelia isardo, ispeval.com

Las adicciones son un problema que genera mucha angustia en quien la padece y en su entorno más cercano. Estas se pueden dar a cualquier edad, aunque en España, la edad de inicio de los primeros consumos suele rondar los 12 años dependiendo del tipo de sustancia consumida o del tipo de adicción conductual.

Existen diversos tipos de adicciones a múltiples sustancias, a sustancias combinadas, a conductas concretas, a juegos e incluso a personas. A grandes rasgos,  se pueden dividir en dos grandes grupos: adicciones a una sustancia o adicciones comportamentales.

En ambas, el sujeto siente una fuerte e incontrolable necesidad de consumir la sustancia tóxica o de realizar la conducta adictiva. Sus esfuerzos por dejar la adicción atrás, suelen fracasar, haciendo que la persona se frustre y piense que nunca podrá dejar esa adicción. Gasta más dinero o más tiempo en la conducta adictiva del que le gustaría y siente una falta de control pudiendo aparecer sentimientos de culpa o vergüenza después de su realización.

Los familiares y personas más cercanas suelen intentar de diversas formas hacer ver a la persona adicta que tiene un problema. En muchos casos, son llevados en contra de su voluntad a centros de desintoxicación sin resultados óptimos. ¿Porqué no se dan buenos resultados? Hay que tener siempre presente, que en el largo camino que supone salir de una adicción, se han de pasar por una serie de etapas o fases que a continuación paso a explicar. Si una persona no es consciente de que tiene un problema, es posible que deje el consumo durante un tiempo, pero tarde o temprano volverá a realizar conductas adictivas. Es muy importante en la rehabilitación de la persona que pase por todas las fases del proceso para consolidar la abstinencia.

Existe un modelo en Psicología, el modelo de las etapas de cambio de los autores Prochaska y Diclemente, que nos explica las diferentes fases por las que atraviesa una persona adicta en su camino a la recuperación.

Estas fases son consecutivas a la vez que cíclicas, de hecho, la recaída forma parte del proceso en este modelo. Hay que tener en cuenta, que en toda terapia hay que educar en prevención de recaídas para que estás, si se dan, sepan preverse y controlarse, con el fin de que la persona no entre en un nuevo ciclo adictivo.

1) Pre contemplación: En esta etapa la persona no piensa dejar el consumo ni piensa en dejar de hacer la conducta adictiva. No es capaz de valorar las partes negativas de su adicción.etapas cambio adicciones noelia isardo ispeval psicologo valencia psicologo online terapia online

2)Contemplación: En este punto, el adicto hace balance de las pérdidas que le supone su adicción y de las ganancias de rehabilitarse. Siente miedo, ansiedad o piensa que va a ser muy difícil, pero en su mente ya se ha creado la idea de una vida fuera de dependencias y de manera intermitente contempla la posibilidad de dejarlo con ayuda o sin ella.

3) Preparación para el cambio o determinación: En esta fase la persona o bien puede realizar pequeños cambios (por ejemplo reducir el número de cigarros al día) o bien puede haberse puesto una fecha para empezar un tratamiento. También es una fase en la que da a conocer a sus allegados la decisión que ha tomado y el cambio que se dispone a realizar.

4) Acción o cambio: Aquí ya no hay consumo de sustancias o realización de la conducta adictiva. En este momento la persona está realizando cambios en su vida para dejar atrás su adicción.

5) Mantenimiento: Esta etapa, dura toda la vida del adicto, puesto que los pensamientos de consumo pueden aparecer aunque se lleven años sin consumir y se tenga una vida plena. La lucha interior estará siempre presente, pero con unas herramientas psicológicas adecuadas, un entorno social donde exista la expresión de emociones y la voluntad de pedir ayuda en momentos de dificultades, esta fase puede durar siempre sin dar lugar a recaídas.

6) Recaída: En la fase de mantenimiento, se pueden dar recaídas que variarán en duración e intensidad dependiendo de cada caso. Para evitar esta fase, hay que haber previsto todas y cada una de las situaciones en las que se puedan intuir que vaya a haber falta de control y haber realizado un plan de acción pormenorizado de qué es lo que se va a hacer en una situación de riesgo para no llegar a realizar la conducta adictiva.

En caso de una recaída, nunca hay que perder de vista que se puede volver a la fase de cambio y volver a dejar la adicción atrás con trabajo y esfuerzo. Hay personas drogodependientes que pasan muchos años de su vida entre las fases mantenimiento y recaída, hasta que consiguen evitar cualquier recaída.

El trabajo que los psicólogos realizamos con las adicciones consiste en ayudar a la personas a que pasen etapa  por etapa dotándoles de pautas, instrumentos, y herramientas psicológicas que consigan hacer más fácil este cambio. Ayudarles en las dificultades que le surjan para seguir avanzando es parte de nuestra tarea.

Mi consejo es que ante la duda de una posible adicción en uno mismo o en una persona cercana, busquéis ayuda de profesionales y os dejéis aconsejar. La recuperación de las adicciones es posible y son muchas las personas que han conseguido dejar su pasado atrás y comenzar una nueva vida sin ataduras ni dependencias, siendo libres, siendo ellos mismos. Nadie dijo que fuese fácil, pero merecerá la pena.

¡Os deseo una feliz semana a tod@s!

Gracias por seguirme y compartir 🙂

http://www.ispeval.com

http://www.facebook.com/ispeval

 

¿Es mi relación de pareja tóxica?

relaciones toxicas, relacion, pareja, relacion toxica, ispeval, noelia isardo, psicologo valencia, psicologo online, terapia online, terapia parejas

Son diversas las personas que se ponen en contacto conmigo buscando asesoramiento debido a una relación de pareja que no les hace feliz pero de la que no pueden romper el vínculo. Se lee mucho en revistas e Internet hablar de las relaciones de pareja tóxicas, pero ¿Qué es exactamente esto?

Antes de pasar a su definición creo que es importante que tengamos en cuenta que todas las parejas pasan por momentos de crisis, de tensiones y de desacuerdos. Las parejas que nos enseñan en los cuentos de hadas no existen en el mundo real, aunque sí que tenemos esa sensación los primeros años de formación de la pareja debido a un complejo cambio químico en la transmisión neuronal conocido, comúnmente, como fase de enamoramiento.

Una relación tóxica no es, por tanto, una relación en la que ocasionalmente o en algunas etapas haya más discusiones o crisis emocionales. Una relación tóxica podría equivaler a una adicción puesto que se genera una dependencia mutua entre ambos miembros.

Las discusiones son muy frecuentes y por cualquier motivo, se llegan a extremos de faltarse el respeto o de romper la relación. Se llevan las emociones de enfado y de ira al extremo. Después de estos momentos de estallido, ambos amantes pueden seguir haciéndose daño realizándose reproches de viejos asuntos sin resolver que aún provocan más malestar en ambos. Sin embargo, cuando las aguas se calman, existe una reconciliación en la que ambos miembros se proponen cambios y se dicen promesas, que bien saben que no se van a cumplir. Pero tienen esa necesidad de arreglar inmediatamente las circunstancias a cualquier coste.

Se tiene la creencia de que no se puede vivir sin el otro, que la vida sin esa persona será algo horrible y que se prefiere estar a su lado aunque no seamos felices que estar sin ella. Uno no se siente completo sin el otro.

Existe momentos de emociones positivas y de planes de futuro, pero en la realidad no se llegan a acuerdos intermedios y hay una lucha de poder donde hacer daño al otro está permitido.

Atrás quedaron los tiempos en los que se sentían entendidos, escuchados y respetados. Ahora cada miembro de la pareja siente que nunca es suficiente para el otro, se cree que no es amado, sospecha continuamente de porqué su pareja sigue a su lado. Los celos patológicos y el control del otro pueden aflorar en este tipo de relaciones.

Hay que entender que estas parejas siguen juntas porque tienen la firme creencia de que necesitan a su pareja para ser felices, aunque en la realidad no lo sea.

¿Por qué nos metemos en una relación tóxica si nos hace sufrir?

En primer lugar, hay que quitarse los sentimientos de culpa que se puedan tener. La frustración de haber llegado a un punto que se siente como de no retorno son muy frecuentes en las personas que están inmersas en una relación tóxica. Los motivos pueden ser muy diversos, pero en casi todos los casos se suele dar una baja autoestima previa al inicio de la relación, por lo que la relación se vive como un salvavidas que nos aporta la felicidad que no hemos sabido tener por nosotros mismos. Otro factor muy común es el miedo a la soledad, la creencia de que una persona sin pareja es inferior a una persona con pareja, así como la ansiedad de pensar en un futuro sin un compañero sentimental.

La buena noticia es que todos estos aspectos, y los particulares de cada caso, se pueden trabajar con terapia puesto que aunque los vivamos como algo incontrolable y que no podemos evitar sentir, se basan en creencias irracionales que tenemos arraigadas y que nos cuesta identificar. Con terapia cognitiva, se pueden, además de identificar, tratar para tener unas creencias racionales.

¿Qué hacer entonces si creemos que estamos en una relación tóxica?

En primer lugar, mi consejo es que busquéis ayuda profesional. Este tipo de relaciones pasa por múltiples rupturas, por lo que, cortar por lo sano sin tener el respaldo de haber aprendido habilidades de afrontamiento, es un error.

Es importante que la decisión, sea una decisión meditada y que se esté seguro de dar ese paso. Quizás sea positivo buscar la ayuda de un psicólogo y empezar realizando terapia de pareja. En muchos casos, si los dos son conscientes de la toxicidad de su relación y practican todas las herramientas dadas en terapia, la relación puede sanearse y, ser así, una relación positiva.

La mayoría de las ocasiones, uno de los dos no quiere buscar ayuda, y el que sí que decide cambiar de vida necesita el apoyo de su entorno y reconstruir su vida. Esto puede ser complejo, puesto que se pueden pasar síntomas físicos y psíquicos muy parecidos a la desintoxicación de sustancias adictivas, por lo que os aconsejo hacerlo siempre con ayuda profesional para no sufrir una recaída y volver a la relación intoxicándola aún más.  Básicamente, la ayuda se basará en reconstruir la autoestima que suele quedar dañada en estos casos, fortalecer y aprender herramientas de afrontamiento de situaciones negativas, crear actividades de ocio así como un círculo social independiente de la pareja tóxica, recuperar a las personas de su entorno que hayan podido alejarse por su relación y crear planes y metas de futuro realistas y alcanzables sin la pareja.

Salir de una relación tóxica no es un camino fácil y sencillo, pero eso no quiere decir que sea imposible. Todas las personas que han conseguido dejar atrás una relación de este tipo, salen fortalecidas, conociéndose mejor, más fuertes y con las ideas más claras, más seguras y más independientes.

Os invito a todos los que hayáis pasado por una relación tóxica o la estéis pasando actualmente a que dejéis vuestros comentarios. Se dará respuesta a todos y yo estaré encantada de ayudaros.

Espero que os haya servido de ayuda esta entrada

Para seguirme, podéis también visitar mi web y mi página oficial de Facebook:

http://www.ispeval.com

http://www.facebook.com/ispeval

A %d blogueros les gusta esto: